El sangrado de encías puede indicar un problema en nuestra higiene bucal

Por qué sangran las encías

Un 80% de personas mayores de 35 años sufre algún tipo de problema relacionado con las encías. La gingivitis es una de las enfermedades más comunes en adultos en países desarrollados. Las enfermedades de encías surgen a partir de la inflamación de los tejidos que soportan los dientes debido a la acumulación de bacterias.

En el presente artículo hablaremos sobre las causas y el tratamiento del sangrado de encías.

Existen dos fases diferenciadas dentro del conjunto de la enfermedad de las encías: por un lado, la gingivitis y por otro, la periodontitis, una fase mucho más avanzada y que puede conllevar pérdida de hueso.

Uno de los síntomas principales de este tipo de enfermedades es el sangrado de encías, causado por una deficiente higiene dental e incrementado por el tabaco, si se da el caso.

El sangrado de encías no es algo normal y debe ser motivo de visitar al dentista para que pueda hacernos una revisión y nos ofrezca un tratamiento periodontal para remitir este suceso. En Clínica Dental Plaça Dachs  podemos ayudarte con cualquier problema relacionado con la periodoncia.

Causas del sangrado de encías

Entre las causas del sangrado de encías podemos destacar:

  • Acumulación de placa dental, normalmente asociada a una mala o insuficiente higiene oral.

  • Enfermedades como hepatitis, anemia o diabetes.

  • Cambios hormonales que pueden darse durante el embarazo, la pubertad u otro tipo de transición.

  • Mala colocación de prótesis dentales.

  • Factores genéticos.

  • Malposición o maloclusión de los dientes.

  • Consumir medicamentos y fármacos concretos que incrementen el riesgo de sufrir enfermedad de las encías.

  • Uso de ortodoncia fija.

  • Bruxismo.

  • Estrés.

Además del sangrado pueden producirse otro tipo de síntomas que lo acompañen como inflamación y enrojecimiento de las encías, sensibilidad dental, mal aliento o recesión de las encías.

¿Cómo puedo evitar la aparición del sangrado?

Podemos prevenir el sangrado de encías y la enfermedad de las mismas siguiendo unos hábitos de higiene concretos:

  • Cepillar los dientes sin demasiada agresividad y en sentido vertical. Los cepillos de cerdas suaves son los más indicados para no dañar el esmalte dental ni las encías.

  • Usar hilo dental para realizar limpiezas entre los dientes, donde el cepillo no alcanza.

  • No olvidarse de limpiar la lengua durante nuestra higiene bucal.

  • Utilizar enjuagues bucales y colutorios.

  • Seguir una dieta saludable y evitar alimentos con mucho azúcar.

  • Hacer visitas periódicas al dentista y realizarse limpiezas dentales una vez al año, al menos.

  • No fumar.

¡No lo dudes!

Si tienes alguna duda, ponte en contacto con nosotros y nuestros especialistas te asesorarán para que elijas la opción que mejor se adapta a ti.