Falsos mitos sobre la salud dental

Muchas veces llegan a nuestros oídos diversos mitos y rumores sobre la salud dental. No obstante, hay que saber diferenciar cuáles son reales y cuáles no, ya que pueden causar problemas a nuestra salud bucodental. Por ese motivo, en este artículo te detallamos cuáles son esos mitos y por qué no creerlos.

Falsos mitos de salud bucodental
  • Las caries en los dientes de leche no afectan a los definitivos. En realidad, sí que afecta, por lo que tiene que ser tratada lo antes posible para evitar futuros problemas.

  • Las caries siempre duelen. No necesariamente. Una caries puede estar presente en un diente sin que el paciente sienta ningún dolor. Así, si la caries se desarrolla más y el diente va perdiendo vitalidad, puede no notar ningún dolor. El dolor de la caries se inicia cuando la infección se extiende a la dentina en contacto con sustancias frías o calientes. Si llega al nervio, el dolor aumenta.

  • Si te quedas embarazada, puedes perder dientes por falta de calcio. A causa de los cambios hormonales, durante el embarazo se producen alteraciones en las encías, aumentando el depósito de bacterias. Por eso las mujeres embarazadas necesitan extremar la higiene dental.

  • Mascar chicle sustituye al cepillado. Se trata de un mito falso muy extendido. No sustituye para nada a un buen cepillado o a la seda dental.

  • El bicarbonato es bueno para el blanqueamiento de los dientes. No es recomendable usarlo, ya que es un producto muy abrasivo y ocasiona daños en el esmalte. El blanqueamiento dental debe llevarse a cabo únicamente por un experto odontólogo.

  • Enjuagarse la boca es suficiente. No, se trata de un método complementario para mejorar la higiene bucodental. En ningún caso es sustitutivo del cepillado o del uso de hilo dental.

  • Los dientes son los responsables del mal aliento. El mal aliento aparece por falta de higiene dental y acumulación de restos y bacterias. No obstante, en ocasiones el origen se da por problemas gastrointestinales.

  • Las muelas del juicio deben extraerse siempre. Cuando su posición y desarrollo causan infecciones o problemas al resto de dientes, sí. En otros casos no sería necesario. De todas formas, siempre debe ser el odontólogo quien tenga la última palabra.

  • Los dientes con fundas no pueden tener caries. En realidad, cualquier pieza dental cuya higiene no sea adecuada, puede sufrir de esta infección aunque tenga funda.

  • Las limpiezas dentales estropean y rayan los dientes. La limpieza dental sirve para eliminar la placa bacteriana y el sarro que se acumula en los dientes. Así se evitan futuras patologías como la periodontitis. Al menos se recomienda una limpieza al año.

  • Los cepillos duros limpian más y mejor que los blandos. Todos los cepillos cumplen su función de la misma forma. Los cepillos duros, no obstante, pueden provocar heridas en las encías.

  • Con periodontitis se pierden todos los dientes. Es verdad que esta dolencia puede desencadenar la pérdida de algunas piezas dentales, pero sólo en el caso de no tratarse la enfermedad debidamente.

Cuidar de nuestros dientes siempre nos traerá beneficios en nuestra salud bucal, por lo que es importante que tengamos en cuenta todos los factores y consultemos con nuestro especialista odontólogo.

¡No lo dudes!

Si tienes alguna duda, ponte en contacto con nosotros y nuestros especialistas te asesorarán para que elijas la opción que mejor se adapta a ti.