Tipos y fases de la ortodoncia

La ortodoncia es uno de los tratamientos odontológicos más conocidos y extendidos en los pacientes. Se trata de un procedimiento utilizado para alinear los dientes, corregir la mordida o posibles alteraciones derivadas.

Tipos y fases de la ortodoncia

El examen previo a la ortodoncia

Inicialmente se debe visitar al profesional odontólogo, que se encargará de evaluar el estado de los dientes y diagnostircará cuál es la mejor opción en ortodoncia para el paciente.

Seguidamente, se realizarán exámenes de radiología panorámica y de perfil, tomas fotográficas internas, externas y modelos de estudios de los dientes. Con este material se planea el tratamiento y se define completamente el tipo de ortodoncia que requerirá el paciente.

Tipos de ortodoncia

Existen actualmente varios tipos de ortodoncia, entre los que destacan:

  • Ortodoncia vestibular. Se trata de la ortodoncia convencional, que va por la cara externa del diente. Los brackets pueden ser metálicos o cerámicos y permiten realizar una alineación, nivelación y correción de la mordida.
  • Ortodoncia lingual. Es aquella en la que los brackets metálicos se adhieren a la cara interna del diente. Así se evita que se visualicen desde fuera. Este tipo de ortodoncia requiere de un cuidado más exhaustivo, ya que se acumula más fácilmente la placa bacteriana y puede provocar laceración en la lengua.
  • Ortodoncia invisible/Invisalign. Son la alternativa más estética del uso de brackets convencionales. Son unos dispositivos extraíbles, transparentes de plástico que realizan movimientos dentales hasta llegar a la posición deseada. Una de sus ventajas es que dan al paciente la opción de realizar un cepillado normal de los dientes, ya que se puede extraer.

Fases de la ortodoncia

Las fases para una ortodoncia exitosa son las siguientes:

  1. Alineación y nivelación. Corrige la mala posición del diente. La duración de esta fase depende del estado de los dientes del paciente.
  2. Corrección de oclusión o mordida. Se corrige la forma en la que el paciente une los dientes del maxilar superior con los del inferior.
  3. Finalización. Terminación de los detalles para tener una correcta funcionabilidad y estética.
  4. Retención. Después de retirar los brackets, se colocan unos retenedores superiores e inferiores que conservan los objetivos logrados.

Cuidar de nuestros dientes siempre nos traerá beneficios en nuestra salud bucal, por lo que es importante que tengamos en cuenta todos los factores y consultemos con nuestro especialista odontólogo.

¡No lo dudes!

Si tienes alguna duda, ponte en contacto con nosotros y nuestros especialistas te asesorarán para que elijas la opción que mejor se adapta a ti.